Las empresas necesitan ser cada día más digitales, pero sobre todo, más ágiles y adaptables. Se están creando (o transformando) cada vez más empresas compatibles con el teletrabajo.