¿Qué es un Pitch deck y cómo crearlo fácilmente? Aprende a crear la presentación perfecta para tu startup

10 minutos
Escrito por: Natalia De la Peña Frade
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Índice

Presentar con éxito una idea de negocio suele ser bastante complicado. Si tienes clara la estrategia de comunicación a seguir y sabes cuáles son tus principales puntos fuertes, un pitch deck puede ser el pase de oro para triunfar con la presentación de tu proyecto. 

¿Qué es un pitch deck?

Un pitch deck es una técnica de venta que se utiliza para comunicar un producto o servicio, bien con el objetivo de conseguir interesar a un inversor en tu proyecto emprendedor o startup, o bien para darlo a conocer en otros ámbitos, como concursos o eventos. 

Al decir pitch deck puedes estar hablando de dos cosas: 

  • De la presentación o documento que preparas para enviar a un inversor, que tiene que ser atractivo y contener todas las “key-answers”, o 
  • De la reunión en la que expones esa presentación.

Si vas a utilizar el pitch deck como primer paso para conseguir los fondos necesarios para llevar a cabo tu idea de negocio, tu objetivo será despertar el interés de los inversores. Casi seguro que no saldrás de la reunión con un cheque en el bolsillo, ¡pero necesitas conseguir una segunda reunión!

Sea cual sea tu objetivo, la presentación de pitch deck debe ser breve. Una buena práctica es empezar con una frase impactante y descriptiva de tu negocio, que llame la atención. A partir de ahí desarrollarás la información relevante para los inversores: detalles sobre el producto o servicio y el problema que resuelve, el modelo de negocio, la estrategia de monetización y el equipo capaz de llevarlo a cabo. La guinda del pastel será una llamada a la acción clara.

Antes de adentrarnos en las mejores prácticas para crear un pitch deck efectivo y contundente, te vamos a contar un secreto: no, tu idea de negocio no interesa al inversor (ni a nadie). Al inversor lo que le interesa es que su dinero regrese pronto, cuanto más aumentado, mejor. Y a cualquier público en concursos y otros eventos le interesará la capacidad que esa idea tiene de triunfar en el mercado.

Por eso, antes de empezar a crear un pitch deck, tienes que tener muy claro que no se trata de hablar de tu proyecto, sino de hacerlo de forma convincente. Necesitas seducir con tu idea, conseguir que, entre todos los proyectos que un inversor ve cada día, el tuyo sea el elegido. 

Esto supone priorizar cierta información sobre otra. Tu idea tiene que brillar, pero la capacidad de esa idea de convertirse en negocio exitoso tiene que destacar más aún. Así que no basta con tener una idea de negocio genial. Necesitas además ser capaz de presentarla de forma genial, haciendo que resulte interesante, atrayente y prometedora

¿Quieres ver un ejemplo real? Compartimos contigo uno de los pitch decks de Genially. ¡Seguro que te inspira!

¿Qué debe tener tu deck? Claves para crearlo

Las dudas más comunes a la hora de crear un pitch deck son cuánto tiene que durar y qué información debe contener exactamente. Lo cierto es que no existe una teoría exacta y universal para esto. Una buena referencia es el genial gurú del marketing, Guy Kawasaki, y su famosa teoría 10/20/30. Según esta teoría, un pitch deck no debe contener más de 10 slides, no debe durar más de 20 minutos y no debe incluir textos de tamaño inferior a 30 puntos. 

Hay que decir que en los 70, cuando Guy Kawasaki formuló esta teoría, no existía Genially. De lo contrario, seguro que hubiese tenido en cuenta la animación y la interactividad. Y es que hoy en día, por suerte, contamos con recursos más efectivos para llamar la atención de la audiencia que los caracteres de 30 puntos.

Crear tu pitch deck a partir de una plantilla facilitará mucho tu trabajo, ya que contiene la estructura que necesitas y un diseño impactante, con lo que ya tienes resuelta esa parte. Así puedes centrar tus esfuerzos en reunir la información óptima para transmitir tu idea.

Con Genially tienes además dos recursos muy potentes para mantener la atención y crear el impacto que necesitas: la interactividad y la animación. Con la animación conseguirás la atención que buscas. Y la interactividad puedes usarla, por ejemplo, para presentar la información de forma escalonada, cuando tus oyentes estén preparados. 

Recuerda, un pitch deck es una historia

La estructura de este tipo de contenido tiene mucho que ver con la de una buena historia. Un buen pitch deck tiene introducción, nudo y desenlace, y debe ser eficaz para crear un vínculo con tu audiencia. 

Al inicio de la presentación debe plantearse el problema que resuelve tu idea, pues sin conflicto no hay historia. A continuación irá desarrollándose la información que tu público espera, avanzando hacia el final, donde queda todo resuelto y aclarado. Ha de ser un desenlace feliz, que deje a tu audiencia con buen sabor de boca y, al mismo tiempo, con ganas de volver a oír a hablar del tema.   

¿Y esto cómo se aplica en la práctica? Vamos a ver la estructura del pitch deck ideal, definiendo cada uno de los slides que puede incluir. Recuerda que no es obligatorio incluir todo. Utiliza solamente los slides que necesites para expresar tu idea de forma convincente.

      1. La portada

Ya sabes: no tendrás una segunda oportunidad para dar una excelente primera impresión. Aquí debería aparecer tu logo, el nombre de tu empresa y una frase que sintetice tu propuesta de valor. 

Un ejemplo de pitch deck muy famoso es el que utilizó AirBnB en 2007, con el que consiguió 600.000 dólares. En la portada de su presentación resumieron su negocio con la frase “Book rooms with locals, rather than hotels”, exactamente 7 palabras. “Reserva habitaciones con gente local, en lugar de hoteles”. 

La capacidad de sintetizar e intrigar es evidente. Si te pones en la piel de quienes escucharon por primera vez esta frase, ¿no crees que te quedarías con ganas de saber más?

    2. El problema

Aquí hay que presentar de forma breve y clara cuál es el problema que vas resolver con tu producto o servicio, a cuánta gente afecta y cuál es su magnitud. 

Tienes que sintetizar mucho, y esto lleva su proceso. La primera vez que trates de expresarlo por escrito, posiblemente sobrepases las 100 palabras. Trabaja sobre ello para dejar solo la información imprescindible: debería ser suficiente con tres líneas. Si destacas en negrita las palabras clave, facilitarás aún más su comprensión. 

    3. La solución 

Llegó la hora de hablar de tu producto, pero ¡ojo! sin autobombo. Lo importante aquí es centrarse en expresar cómo tu producto o servicio va a resolver el problema que planteabas en el slide anterior. 

Es muy importante reforzar los beneficios de la solución que aportas señalando dos o tres puntos. De nuevo, sintetizar al máximo es imprescindible y presentar la información por capas puede ser tu baza ganadora.

    4. Mercado objetivo

Cualquier inversor se sentirá muy atraído por tu propuesta si demuestras que ya existe demanda en el mercado para un producto como el tuyo. Si tienes datos para calcular el crecimiento potencial de tu negocio, ¡estupendo! 

Una forma de estimar el tamaño de tu mercado muy utilizada en startups es el análisis TAM SAM SOM. Consiste en calcular tres indicadores: 

  • TAM o tamaño del mercado total posible (Total Addressable Market) 
  • SAM o tamaño del mercado que somos capaces de servir (Served Available Market) 
  • SOM (Serviceable Obtainable Market), que representa el mercado objetivo, es decir, la cantidad de SAM que calculas que puede convertirse en clientes. 

Te vendrá genial crear una gráfica para expresar estos conceptos de forma visual y sintetizada.

    5. Competencia

Quizá parezca contraproducente hablar de los productos o servicios que ya existen en el mercado y que son (más o menos) capaces de solucionar el mismo problema que tú, pero no cometas el error de obviar esta parte.

En primer lugar, te interesa demostrar que has realizado un análisis profundo del mercado en el que quieres moverte. Además, si en el mercado hay empresas haciendo cosas parecidas, significa que sí existe demanda para tu actividad. 

Tiene que quedar claro que conoces bien el ecosistema al que quieres acceder y tu encaje dentro del mismo. Para ello necesitarás evidenciar las ventajas que ofrece tu solución sobre la de tus competidores.

    6. Modelo de negocio

Dedica el tiempo necesario a pulir la información que vas a mostrar aquí, porque es esencial para el éxito de tu pitch deck. ¿Cómo vas a vender tu producto? ¿Cuánto vas a cobrar por él? Y lo más importante, ¿cómo vas a ganar dinero? Plasmar esto en un solo slide no será fácil, pero tienes que asegurarte de que queda claro. 

Y es que no es suficiente con tener una idea magnífica: necesitas un buen plan para hacerla despegar y una estrategia potente para comunicarla. En algunas presentaciones de pitch deck, este slide se antepone a la de competencia. Elige el orden que encaje mejor con lo que quieres expresar.

    7. Estrategia

Es el momento de mostrar tu plan de marketing: ¿cómo planeas atraer clientes? Este es uno de los grandes desafíos de cualquier empresa que empieza su andadura. 

Esquematiza la información sobre las acciones que vas a llevar a cabo y los canales que vas a utilizar.  ¿Vas a captar clientes en  eventos de algún sector? ¿Utilizarás marketing de influencers o de afiliación? Muestra aquí los puntos principales de tu estrategia y el impacto que calculas que van a aportar.

    8. Aspectos financieros

Este es el slide a la que un inversor prestará la mayor atención. Tiene que ofrecer información detallada acerca del pronóstico de ingresos y gastos para los próximos dos o tres años: clientes, ventas, cash flow y beneficios.

Asegúrate de basar tus cifras financieras en datos bien fundamentados y suposiciones realistas, de manera que cuando te hagan preguntas, puedas sostener la información con solvencia.

    9. Plan de negocio

En este slide presentarás el esquema básico de las estrategias que vas a seguir para hacer funcionar tu modelo de negocio. 

En realidad un plan de negocio es un documento bastante extenso con información que ya has incluido en los slides anteriores, pero aquí se trata de sintetizar las líneas maestras del plan completo. 

Aquí la clave está en enfocarse en datos como el tamaño de tu mercado y cómo vas a acceder a él, la previsión de ventas o el coste de adquisición de los clientes. Una línea del tiempo para señalar los hitos del camino puede ser un formato muy útil para esquematizar tu plan.

    10. Tracción

Este slide solo debes incluirla si estás en un punto de desarrollo y crecimiento en el que tu modelo de negocio ya ha sido validado en el mercado. No tiene sentido en una empresa que parte de cero, pero es información clave en empresas jóvenes en expansión.

Cuando tu empresa es de reciente creación, es muy importante saber reflejar que las cosas están funcionando, que estás captando usuarios y obteniendo ganancias para proyectar la imagen adecuada y, cuando sea el caso, conseguir la confianza de los inversores.

De nuevo, no son necesarios muchos datos: la clave está en saber cómo mostrarlos. Un mapa para mostrar cifras de adopción o ventas puede sintetizar muy bien la información de este slide.

    11. Equipo

Hemos dicho que los aspectos financieros son los que más interesan,  ¿verdad? Bien, pues el segundo slide  que van a mirar con mayor atención es este.

Presenta a tu equipo con honestidad pero presumiendo de él. Expresa en qué son buenos y cómo su talento y experiencia profesional van a contribuir a llevar tu negocio al éxito.

    12. Gracias

¿Cómo terminar? Un  buen cierre puede incluir la palabra gracias en el último slide, el logo de tu empresa con la frase breve que sintetiza tu actividad y, como no, una llamada a la acción potente. 

La forma de hacer esta llamada a la acción dependerá del tono que hayas utilizado, pero es importante que quede claro que esperas una respuesta de tu audiencia.

8 Errores a evitar

Ahora que has hecho el esfuerzo de reunir la mejor información y plasmarla en una presentación espectacular, no querrás echarlo a perder, ¿verdad? 

Luis García, CMO de Genially, enumera algunos errores a evitar. ¡Ojo! Tiene mucha experiencia creando y presentando pitch deck. Gracias a sus consejos, podrás conocer y evitar los errores más comunes:

  1. Escribir demasiado texto en los slides: Sintetiza tu mensaje, pon solo las palabras imprescindibles. De lo contrario, tu audiencia estará leyendo en lugar de escucharte. ¡Y tú tampoco debes leer los slides! Mucho mejor si consigues transmitir cada idea de forma visual.
  2. Incluir demasiada información, no saber poner el foco en un mensaje claro. No se puede decir todo sobre tu compañía, es clave jerarquizar la información e incluso se puede incidir repitiendo los mensajes más importantes. 
  3. Dar por sobreentendida la información. Es decir, estar tan “dentro de la caja” que no seas capaz de explicar con claridad tu negocio porque crees que se dan por sentadas cosas no obvias. 
  4. No ajustar el mensaje al canal o a la audiencia. No cometas el error de utilizar la misma presentación para todas las ocasiones: tu pitch deck no puede tener la misma estructura si vas a presentarlo que si vas a enviarlo por email. Y puedes necesitar presentar tu pitch deck ante audiencias dispares: no es lo mismo presentarlo a un concurso de emprendimiento que ante un grupo de inversores, ¡ajusta el mensaje para mejorar el resultado!
  5. No ser transparente y convincente con las métricas y explicaciones al acabar; esto puede destruir un gran pitch. 
  6. Hacer un mal cierre. Hay quien acaba su pitch diciendo: “bueno, y ya está” y esto rompe toda la magia que se haya podido crear. En muchas ocasiones también se pone la slide de cierre antes de tiempo y el efecto es muy malo. 
  7. No incluir una llamada a la acción clara: Este es un error muy común y suficiente para echar a perder todos tus esfuerzos. ¿Qué quieres conseguir de tu audiencia? Dejarlo claro es el primer paso para conseguirlo: asegúrate de no abandonar la reunión sin enviar la pelota a su tejado.
  8. No medir los tiempos: es muy común el error de centrarse mucho en las primeras slides y después tener que omitir información o pasar por alto puntos importantes. Casi todos los pitch deck tienen un tiempo determinado. Practica tanto como sea necesario hasta que tu discurso sea fluido, completo… y perfectamente ajustado al tiempo.

En Genially encontrarás varias plantillas diseñadas para crear pitch deck memorables, la mayoría gratuitas. Apóyate en ellas para que te resulte más fácil y ¡mucha suerte con tu proyecto!

Plantillas para construir tu pitch deck

Natalia De la Peña Frade
Natalia De la Peña Frade
Content creator: intento escribir cosas que te guste leer

Aprende todo sobre la comunicación interactiva en Genially Academy

Post relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *